La Salud en la sociedad

Existe una alerta de la OMS que señala al estrés como “una epidemia mundial con coste alto y causa principal de baja laboral”:

  • La salud psicológica es responsable del 11% del consumo de recursos.
  • El 80% de los trabajadores padece o ha padecido síntomas de estrés (encuesta Gallup)

España no queda ajena a esta “enfermedad” y los costes por tratamientos de depresión y estrés se elevan a nada menos que 745 millones de euros anuales.

El 53,5% corresponde a costes directos (Tratamientos farmacológicos, ingresos), el 65% restante se debe a costes indirectos (pérdidas de productividad o la incapacidad temporal para trabajar).

El estrés es el segundo problema de salud más común en el trabajo y afecta al 22% de los trabajadores de la UE-27. Una estimación moderada de los costes que origina el estrés relacionado con el trabajo apunta a unos 20 000 millones de euros anuales. Más asombroso aún es el sufrimiento humano que produce a muchos millones de trabajadores en Europa.

Las empresas sanas tienen la capacidad de auto examinarse y renovarse en cuanto a personal, estructura, tecnología y tareas, mientras todos los implicados trabajan armónicamente. En caso contrario, corren el riesgo de sufrir tensiones que repercutirán de modo negativo en los resultados que tanto los empresarios como los trabajadores valoran.

Entre los costes indirectos se cuentan los siguientes fenómenos y sus efectos:

  1. pérdida de vitalidad, de respuesta y de recuperación;
  2. baja moral, escasa motivación y elevada insatisfacción;
  3. soluciones de continuidad en la comunicación, con un descenso de su frecuencia y un aumento de las distorsiones;
  4. errores en la toma de decisiones, por deficiente capacidad de enjuiciamiento;
  5. peor calidad de las relaciones laborales, con desconfianza, falta de respeto y animosidad;
  6. agresividad y violencia, tanto verbal como física
  7. costes en materia de oportunidades, pues los trabajadores estresados no se aprovechan de las oportunidades, ya que están empleando la energía de que disponen en hacer frente o en sobrevivir

(Preventive Stress Management in Organizations. Washington, D.C.: American Psychological Association, 1997)