De cómo Walter superó su “esfera de confort”

Walter Haubrich, alemán, corresponsal en España del Frankfurter Allgemeine Zeitung desde 1969.

Walter Haubrich, alemán, corresponsal en España del Frankfurter Allgemeine Zeitung desde 1969.


Finales de los años 60 en España. Walter, un alemán de 33 años se debate entre seguir en la universidad (inercia que no le entusiasma) o aceptar un trabajo como corresponsal para un periódico de Alemania (un desafío, un poco locura, un sueño que arrastraba desde la niñez).
¿Qué habría sido de Walter Haubrich si le hubiera importado el “qué dirán”, si hubiera dado la razón al cenizo de turno?
Por suerte, se lanzó. Él mismo narraba así su historia.
“Siempre, ya siendo niño, quise ser periodista y, por cierto, tan pronto como fuera posible, corresponsal en España. Y llegué a serlo. Un español, el comisario jefe de la Brigada Social del anterior régimen, trató de presentarme esta aspiración profesional como absurda. Cuando me hizo detener por primera vez –hacía sólo unos días que había iniciado mi actividad de corresponsal en Madrid–, preguntó mientras hojeaba la información que tenía sobre mí: ¿Por qué le echaron de la universidad de Valladolid? Mi respuesta de que la universidad de Valladolid de ninguna manera me había expulsado, sino que yo había puesto fin voluntariamente a mi actividad en ella para aceptar la oferta de entrar en la redacción del Frankfurter Allgemeine Zeitung, solo le mereció una sonrisa irónica y una observación despectiva: No querrá hacerme creer que alguien que es profesor en una universidad renuncia voluntariamente a esta actividad para hacerse periodista.
Pronto me di cuenta de que la opinión del jefe de policía política de Madrid no era necesariamente la de la mayoría de los españoles. A los corresponsales extranjeros –al menos a quienes, en los últimos años de la por fin extinguida dictadura, tratábamos de informar sobre la España real– sí que se nos tomaba en serio. Algunos colegas españoles nos dieron entonces información importante. Información que ellos no podían publicar, pero que, precisamente porque eran buenos periodistas, querían ver publicada.
A España le debo una de las experiencias más importantes y más bellas de mi vida, concretamente, la de vivir de manera consciente y comprometida la transición a la democracia”.
Se lanzó, y por eso Walter llegó a ser Walter Haubrich: un hombre que amó su profesión, amó a España y a Alemania. Hoy, tras su muerte, es recordado y admirado por muchos.
Walter Haubrich. Palabras tomadas del discurso en la entrega del XVIII Premio de Periodismo “Francisco Cerecedo” (2001).

47.798 thoughts on “De cómo Walter superó su “esfera de confort”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


uno × = 6

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>